Los mayores, en la mejor compañía

Seguro que tú disfrutas pasando tiempo con tus amigos, personas con las que tienes cosas en común y con las que compartes aficiones. Por eso, cuando se llega a una ciudad por motivos de trabajo y no se conoce a nadie algunas de las cosas que se hacen para conocer gente es apuntarse a cursos o a actividades que nos gustan.

De este modo, conoceremos a gente con la que tengamos cosas en común, una base para empezar a establecer relaciones o, al menos para estar a gusto el tiempo que dura la actividad. Pues exactamente eso les ocurre también a nuestros mayores.

Si se decide no llevar a una residencia a una persona mayor sino a vivir con la familia, lo habitual es trasladar a esa persona a la casa de los hijos. Si estos viven lejos puede suponer un desarraigo para la persona mayor, que se encuentra con una edad y lejos de su entorno conocido. Muchos se acaban acostumbrando a estar en el sofá y se niegan a salir y a hacer nada.

Si a esto añadimos alguna enfermedad que altere sus capacidades cognitivas, nos encontramos con una persona que se apaga rápidamente y que cada vez depende más de la familia. Esto puede obligar a que alguien deje su trabajo para atender a esta persona o a que se contrate a alguien a tiempo completo para que se haga cargo de los cuidados del mayor.

Pero aunque este se encuentre físicamente bien atendido, sus necesidades a otros niveles no estarán completas. Por eso, la mejor opción suele ser acudir a los Centros de día para mayores en Madrid. En ellos, la persona puede conocer a gente de su edad y realizar actividades que le gusten, como manualidades o talleres, incluso ejercicio físico moderado y adaptado a sus características.

Pero también puede recibir tratamiento para su deterioro cognitivo consiguiendo de este modo, siempre dentro de lo posible, frenar el rápido avance de este tipo de enfermedades. Se encontrará mucho mejor, sus días serán mucho más entretenidos y la familia estará mucho más liberada pudiendo realizar su vida normal y contando con el mayor en casa cada día, lo que hace que se sienta a gusto y en familia.

Existen diferentes tipos de centros de día que se pueden visitar para ver cuál es el que más conviene a cada caso y circunstancias.