Hacer de una antigua vivienda familiar un sitio habitable

La familia ha heredado una vivienda en las afueras de la ciudad. Se trata de una vivienda unifamiliar de tres alturas, con dos pisos y un sótano. Tiene un amplio jardín y un garaje para dos vehículos. El problema es que estuvo muchos años sin habitarse y buena parte se ha echado a perder. Necesita una reforma muy importante en varias zonas de la casa y el coste puede ser bastante elevado.

Hemos analizado las opciones que tenemos, pero no queremos vender el terreno ni la casa, así que nos va a tocar pedir presupuestos y empezar a barajar opciones. Una de las partes de la casa que necesita atención inmediata es el primer piso. La reforma piso no será fácil porque habría que empezar casi de cero.

Pero lo más importante en estos casos es siempre analizar primero la estructura de la casa. Hemos hablado con un arquitecto amigo que nos ha recomendado una empresa que hace estudios de este tipo. Nos hemos quedado tranquilos porque nos han dicho que estructuralmente la casa no tiene problemas. Es decir, no hay que tirarlo todo abajo y volver a construir, algo que sí sería más complicado y costoso.

Una zona a la  que yo le echado el ojo es el sótano. Tal vez por influencia de esos programas de reformas que ponen televisión, generalmente estadounidenses o canadienses, se me ha ocurrido reformar el sótano no como sitio de almacenaje, sino que zona de estar. Ahora mismo da miedo verlo, pero yo ya tengo en la cabeza un sótano con sala de estar, mesa de billar, barra americana, etc.

Cuando he comentado mis ideas al resto de la familia me ha sorprendido comprobar que no lo consideraban una locura. Es cierto que en el futuro no vamos a necesitar en esa casa tanto espacio de almacenaje y es posible que el sótano quede un poco desatendido. Así que, por qué no crear una zona independiente, incluso con una cama en la que puedan quedarse invitados.

Finalmente, la reforma piso superior parece más sencilla, ya que es la parte que menos ha sufrido con el paso del tiempo. Costará, pero seguro que quedará bien.